10 Reglas de una relación abierta para que tenga éxito

dos hombres besando cada mejilla de una mujer ilustrando una relación abierta

Estamos rodeados de imágenes de la relación perfecta en los medios – un hombre y una mujer enamorados, felices juntos para siempre.

Pero cada relación es única, y lo que te funciona mejor para ti y tu pareja no necesariamente se ajustará a este molde.

¿Qué es una relación abierta?

Una relación abierta es un tipo de relación romántica en la que ambos miembros de la pareja están de acuerdo en tener relaciones sexuales o intimidad emocional con otras personas. Las relaciones abiertas no son exclusivas; es decir, los miembros de una relación abierta pueden tener relaciones sexuales o intimidad emocional con otras personas fuera de la relación. Las relaciones abiertas pueden adoptar muchas formas, como el poliamor y el intercambio de parejas. Algunas personas inician relaciones abiertas como forma de explorar sus deseos sexuales o para tener más libertad en sus relaciones. En otros casos, las relaciones abiertas pueden ser una forma de que las parejas permanezcan juntas sin dejar de satisfacer sus necesidades individuales.

Para algunas personas, eliminar la presión de una relación monógama les ayuda a sentirse más capaces de comprometerse con su pareja principal. Esta libertad de estar con otras personas cuando es necesario puede proporcionar una forma de construir una relación más fuerte y duradera.

No existe un enfoque único para todos sobre cómo la gente ama. Si crees que una relación abierta te ayudará a ti y a tu pareja a ser más felices juntos como pareja, entonces debes probar lo que funciona para ti. Pero, en una sociedad donde no siempre se habla de relaciones abiertas, ¿cómo sabes por dónde empezar?

Las diferentes parejas encontrarán diferentes formas de hacer que funcione para ellos, pero aquí hay algunas reglas con respecto a las relaciones abiertas para pensar antes de dar el salto:

1. Asegúrate de POR QUÉ deseas una relación abierta.

Antes de comenzar a tener una relación abierta activamente, asegúrate de tomarte el tiempo para pensar por qué una relación abierta es la opción adecuada para los dos.

Una relación abierta no puede funcionar por separado, tanto tú como tu pareja, debéis estar de acuerdo y querer tener ese tipo de relación.

Si la idea está siendo impulsada por solo uno de vosotros, entonces tiene muchas papeletas de la situación acabe en desastre.

Invitar a otras personas a entrar en vuestra relación os exigirá mucho a vosotros en términos de su confianza, respeto y amor mutuo. No es algo para empezar por razones de egoístas o simplemente para complacer a tu pareja.

Si estás haciendo ésto por tu pareja, estás priorizando sus necesidades sobre las tuyas. Y en cualquier relación, poner las necesidades de tu pareja sobre las tuyas significa que no se está valorando lo suficiente el vínculo que hay en la relación.

Meter a otro hombre o mujer o a varios a la relación sin desearlo realmente, hará que termines resentido, celoso y en peligro de perder la confianza en ti mismo.

Te puede interesar:  6 pasos para pedir perdón

Antes de aceptar una relación abierta, tómate un tiempo para pensar realmente por qué estás intentando querer cambiar lo que ya tiene y asegúrate de que ambos estéis en el mismo punto de la relación.

Tus motivaciones deben ser sinceras para ayudar mejor a tu relación primaria, no para vivir una fantasía egoísta.

2. Decide lo que quieres de una relación abierta.

Antes de entrar en algo fuera de tu relación principal, pasa un tiempo hablando con tu pareja sobre qué es lo que ambos queréis ganar al conocer a otras personas.

¿Se trata de sexo o se trata de experimentar nuevas conexiones románticas? ¿Hay algún aspecto que te incomode de eso?

Es importante saber por qué sentís que cada uno necesita probar esta nueva experiencia para fortalecer vuestra relación y así dejar claro hasta dónde podéis llegar y cuales son las líneas rojas.

Tener estas conversaciones puede parecer extraño al principio, pero debéis acostumbraros a poner todo sobre la mesa para daros a ambos una base sólida de confianza para trabajar.

3. Hablad sobre vuestros límites emocionales.

Entrar en una relación abierta por primera vez tendrá un costo emocional para ambos a medida que os acostumbráis a la idea de que la persona que amas pueda estar con otra persona o personas.

Puedes sentirse celoso, inseguro y posiblemente incluso un poco confundido al intentar adaptarte inicialmente a esta nueva situación.

Puede ser difícil hablar sobre estos sentimientos con otras personas que no entienden por qué estás intentando tener una relación abierta, por lo tanto, debes poder confiar en tu pareja principal para compartir estas emociones.

Debes decidir algunas reglas para cumplirlas y ayudaros a ambos a estar lo más emocionalmente seguros posibles de la relación.

Podéis elegir que las relaciones externas sean solo sexuales, sin citas. Es posible que prefiráis mantener ciertas cosas íntimas solo para vuestra pareja principal.

Así que habla sobre qué es lo que te lastimaría emocionalmente si sucedieran ciertas situaciones con otras personas y poned límites claros.

Profundizad en diferentes situaciones que podría pasar para encontrar vuestros límites no negociables y así ayudaros a sentiros tan cómodos y preparados emocionalmente como podáis.

Revisad estas reglas a medida que avanza vuestra relación abierta y seguid agregando o cambiandolas de la manera que mejor funcione para vosotros.

4. Estableced límites físicos.

Así como necesitáis hablar de vuestros límites emocionales, los límites físicos también son importantes.

Deberéis hablar en detalle sobre si os sentís cómodos con las relaciones externas que son sexuales y qué límites sexuales tendréis con las otras parejas.

Si eliges tener una relación sexual abierta con múltiples parejas, recuerda practicar siempre sexo seguro para proteger tu salud y la de tu pareja.

¿Cómo conoces a nuevas personas es algo de lo que debes hablar? ¿Vas activamente a buscar nuevas relaciones o esperas pasivamente a que surja una oportunidad? ¿Estás contento de que tu pareja conozca a nuevas personas por su cuenta?

Tener una comprensión de con qué te sientes cómodo ayudará a mantener segura esa confianza en tu relación principal.

Tu seguridad física siempre debe ser una prioridad. Siempre asegúrate de que alguien, si no es tu principal pareja, sepa dónde te encuentras si conoces a alguien nuevo y tratar de seguir quedando en lugares públicos.

5. Decide tus límites de tiempo.

Estar en una relación abierta significará que tu atención está con otras personas, por lo que debes ser estricto con cuándo cortar y concentrarse en una sola persona.

Te puede interesar:  8 cosas posibles que podría significar cuando un chico te sonríe

Estar con diferentes personas será un acto de malabarismo que no todo el mundo está dispuesto a hacer. A nadie le gusta la sensación de no ser escuchado o apreciado, especialmente si es porque tu pareja está coqueteando con otra persona.

Establece límites de tiempo realistas para todas tus relaciones y así poder prestar toda tu atención a quien lo requiera en ese momento.

Puedes reservarle a tu relación principal ciertos días de la semana, o decidir no enviar mensajes a otras personas cuando estáis juntos.

Sea lo que sea que funcione para vosotros, encontrad la manera de darle a cada persona el tiempo que se merece.

6. Siempre dad prioridad a vuestra relación primaria.

Estar en una relación abierta no significa que te preocupes menos por tu pareja principal. Es solo una forma diferente de estar con alguien.

Es fácil dejarse llevar por algo solo porque es nuevo y emocionante, pero no pierdas de vista a la persona que te anima a explorar tu propia libertad sexual, mientras aún te ama en una relación segura.

Una regla clave para establecer relaciones abiertas es que la relación principal siempre debe ser tu máxima prioridad. No permitas que otras aventuras se interpongan en el camino de pasar tiempo de calidad con tu pareja.

Decidisteis hacer esto juntos, así que seguid apoyándoos, tranquilizándoos y estando el uno para el otro, asegurándote de que sepa que tiene prioridad sobre todos los demás.

7. Decide cuánto quieres saber.

¿Quieres escuchar nombres o ver fotos? ¿Quieres saber sobre sus citas o si han tenido relaciones sexuales? Esta es otra área de una relación abierta donde una regla acordada previamente es beneficiosa.

Por mucho que decidas que deseas saber cuándo tu pareja conoce a alguien, prepárate para que ambos os sintáis diferentes cuando estas situaciones sucedan.

Podría sorprenderte lo celoso o herido que uno se siente cuando comienza a escuchar sobre estas nuevas relaciones de boca de la persona que quieres. Si esto sucede, intenta hablar con tu pareja en lugar de reaccionar negativamente.

Esta será una curva de aprendizaje para ambos y deberéis abordar estas emociones y trabajar juntos a medida que os enfrentáis a ellas.

Discutir vuestras otras relaciones con tu pareja puede sentar un poco extraño al principio. Pero debes estar preparado para hablar abiertamente si eso es lo que necesita la otra persona para sentirse más segura.

La única forma en que podrás manejar el timón en esta nueva y complicada relación es junto a tu principal pareja, así que sigue compartiendo y trabajando para encontrar el equilibrio adecuado de lo que funciona mejor para ambos.

8. Seguid hablando acerca de si seguís cómodos con lo que va sucediendo.

Gran parte de lo que sucede en una relación abierta será difícil de predecir y preparar hasta que realmente tenga lugar.

Podéis hablar y hablar sobre cómo reaccionareis en el momento que X situación suceda, pero hasta que no estéis realmente allí experimentándolo, no sabréis qué emociones vais a sentir.

Estate abierto y preparado para escuchar cómo se sienten los demás a medida que surgen nuevas situaciones. Sigue hablando con tu pareja si todavía está contenta con lo acordado y, lo más importante, si ambos sentís que os estáis dedicando suficientemente tiempo entre vosotros.

Te puede interesar:  8 cosas que son esenciales para la recuperación del abuso narcisista

Intenta no enfadarte si tu pareja te dice que no se siente cómoda como pensó que lo estaría al principio. Es una situación emocionalmente difícil de manejar, por lo que mantener un enfoque fluido y tranquilizante mutuo de que lo que sea que sientas o sienta tu pareja es válido. Ese enfoque proactivo os ayudará a resolver esta situación juntos.

9. Trabaja tu autoestima.

Por muy seguro que te sientas en tu relación actual, implicar a otras personas en la fórmula de vuestra relación, seguramente provocará un sentimiento de celos o inseguridad sobre el afecto de tu pareja.

Antes de aceptar una relación abierta, no solo debes tener confianza en cómo os sentís tú y tu pareja principal, también debes tener una confianza irrevocable en tu autoestima.

Sea lo que sea que surja, debes ser fuerte en tu propio sentido de autoestima, especialmente si te sientes tentado a comenzar a compararte con los otros implicados.

También deberás tener la confianza para hablar sobre cosas que pueden sentirse incómodas y ser más vulnerables con sus emociones de lo que nunca antes había sido.

El amor y la confianza que tienes en ti mismo deben ser altísimos, así que tómate un poco de tiempo para comprender y valorarte realmente antes de comenzar a pensar en compartirlo con alguien más.

10. Prepárate para que tu relación falle.

Las relaciones abiertas son un acto complejo de malabarismo del tiempo y las emociones de las personas. Incluso las reglas establecidas en este artículo no son infalibles, y a veces hay equivocaciones.

No hay un botón rebobinar en ninguna relación y mucho menos en una relación abierta. Una vez que hayais cruzado los límites de ver a otras personas, no se puede olvidar. Debes pensar en cómo te sentirás si, cuando sucedan las cosas indeseables, te das cuenta de que no ese tipo de compromiso no es lo que deseas.

¿Realmente puedes seguir sabiendo que tu pareja ha estado con otra persona mientras estaba contigo sin importante? ¿Valoras a tu pareja principal lo suficiente como para alejarte de otra persona que te importa si eso es lo que te pide?

Habla sobre diferentes situaciones antes de comenzar a conocer a otras personas, pero sobre todo ten una mente abierta cuando comiences a compartir la relación.

Prepárate para pasarlo mal con los celos o extrañar demasiado a tu pareja cuando esté con otra persona.

Prepárate para las discusiones y las decepciones que podría enfrentaros mientras intentais trabajar a través de una forma intensamente emocional y compleja de estar juntos.

Prepárate para estar en desacuerdo y finalmente perder lo que teníais si las cosas no funcionan como lo planeasteis.

Podría ser lo mejor que le haya pasado a tu relación, pero también podría ser lo peor. No lo sabrás hasta que des ese salto, por lo que debes tomarte el tiempo necesario para considerar si perder todo lo que tenéis después de todo este tiempo es un riesgo que estás dispuesto a asumir.

Una relación abierta no se trata solo de estar abierto a conocer gente nueva, sino de ser vulnerable y honesto sobre tus emociones con tu pareja y contigo mismo.

Para algunas parejas es el antídoto perfecto para la presión de una relación monógama; una oportunidad para seguir creciendo y desarrollándose sin perderse mutuamente.

No hay una forma correcta o incorrecta de hacer las cosas. Solo asegúrate de no perder de vista quién o qué es importante para ti o sacrificar tu propia felicidad tratando de complacer a muchos otros.

Deja un comentario