9 cosas que las personas socialmente inteligentes siempre hacen ( pero nunca hablan de )

amigos en cafeterías que representan inteligencia social

¿Puede aprovechar al máximo sus interacciones sociales? Gran parte de la paz, la felicidad y el éxito de una persona en la vida se reduce a su capacidad para navegar con éxito las relaciones interpersonales.

Las personas con alta inteligencia social entienden que su capacidad para recibir o lograr cosas requiere que se conecten con otras personas de manera significativa.

Eso puede incluir familiares, amigos o personas en el trabajo. Todos jugamos un papel en la vida del otro. Comprender las formas en que las personas socialmente inteligentes interactúan con los demás puede ayudarlo a perfeccionar su propia comprensión social para que también pueda encontrar una mayor paz, felicidad y éxito en su vida.

Entonces, ¿qué hacen las personas con una alta inteligencia social de manera diferente de la que podemos aprender?

1. Eligen sus palabras con cuidado.

Una persona con un alto coeficiente intelectual social entiende que la forma en que presenta la información o una idea es a menudo más importante que el mensaje.

Es imposible informar contra la ignorancia cuando la ira está nublando la capacidad de una persona para escuchar. Insultos, hablar o menospreciar a las personas con diferentes ideas y percepciones incita a la ira. La ira pone a un oyente a la defensiva. Una audiencia defensiva ya no está escuchando.

Reconocer otras perspectivas y percepciones al tiempo que ofrece ejemplos desde su propio punto de vista va mucho más allá de provocar ira y conflicto.

2. Pueden escuchar y entretener perspectivas distintas a las suyas.

La vida es algo complicado. Se vuelve aún más complicado cuando se considera que cada persona en este planeta tendrá una perspectiva diferente de la vida. Las personas con alta inteligencia social sentirán curiosidad por comprender otras perspectivas para que puedan aprender de ellas.

Te puede interesar:  Cuando tu mamá es narcisista

Después de todo, todos tenemos las mismas 24 horas en nuestros días. Simplemente no es posible desarrollar una comprensión completa de cada faceta de cada experiencia de vida de una manera significativa. Lo que puede hacer es escuchar la perspectiva de los demás y explorar por qué ven el mundo como lo hacen. Eso no significa que debas aceptar su palabra como evangelio, sino simplemente escucharlos para que puedas agregar sus experiencias y pensamientos a tu propia cosmovisión.

3. No pierden el tiempo discutiendo con otras personas.

La discusión es a menudo un ejercicio sin sentido. Hay un mundo de diferencia entre discutir y tener una discusión donde ambas partes están interesadas en aprender y son receptivas a las ideas de los demás.

La discusión es una pérdida de tiempo y energía emocional que se puede invertir mejor en hacer literalmente cualquier otra cosa. Es una pérdida de tiempo tratar de forzar información sobre una persona que no está interesada en escuchar o aprender. Una persona puede pelear porque les permite usar su ira como validación de sus percepciones o creencias. Es fácil caer en la trampa de pensar que debido a que sentimos apasionadamente algo, debemos tener razón automáticamente. Ese no es el caso.

4. Escuchan entender, en lugar de solo responder.

Escuchar es una habilidad importante para perfeccionar e implementar. Demasiadas personas participan en conversaciones pero no escuchan ni consideran activamente lo que dice la otra persona. En cambio, simplemente están esperando su turno para responder, para expresar sus propias percepciones o creencias, sin tener debidamente en cuenta lo que se dice.

Y eso sin contar a las personas que dividen su atención al no mirar fuera de su televisor o teléfono inteligente para concentrarse en su compañero de conversación. Concéntrese en la conversación. Escuchar es más que solo escuchar, porque no estás dejando que la conversación fluya de un oído y de otro.

Te puede interesar:  Cómo hacer frente a la invalidación emocional por otros

También puede gustarle ( el artículo continúa por debajo de ):

5. Aceptan las críticas, en lugar de huir de ellas.

Puede ser difícil enfrentar críticas, ya sean constructivas o no. La crítica constructiva es una herramienta valiosa para perfeccionar el oficio de uno, sea lo que sea. Una audiencia siempre tendrá opiniones y críticas, y aunque nos gustaría que fuera amable o bien hablado, ese no es siempre el caso.

Las personas con un alto coeficiente intelectual social entienden que la crítica es una oportunidad para aprender y crecer, incluso si no se habla bien. No todos son lo suficientemente hábiles con sus palabras para hablar su percepción de la verdad de una manera que consideramos aceptable. Algunas personas tienen una piel gruesa, otras no.

6. No juzgan a las personas por las opiniones de los demás.

Todos tienen una opinión, y no todos son positivos. Una persona socialmente inteligente va a comprender que no debe juzgar a las personas por las opiniones de los demás. Sí, puede ser útil tener un punto de partida en caso de que la persona sea destructiva, pero uno debe tener cuidado de no tomar la opinión como verdad.

Siempre hay múltiples lados en una historia, y es una tontería suponer que lo que estás escuchando es la verdad objetiva. Además, es una mala idea participar en rumores y chismes. Es una forma rápida de erosionar la confianza y hacer que las personas cuestionen su carácter.

7. Raramente usan absolutos en la forma en que se comunican.

Una declaración absoluta es una buena manera de instigar un argumento, porque muy pocas cosas en la vida son completamente en blanco o negro. Siempre hay cosas que no sabemos o no podemos saber. Es bueno tener confianza en la entrega de un mensaje o en una conversación, pero una persona con una alta inteligencia social sabrá que puede estar equivocada.

Te puede interesar:  Signos de uno, citas uno, consejos para ser uno

La forma más fácil de evitar incitar a un argumento o hacer que otra persona ataque ataque sea no usar declaraciones absolutas a menos que sea necesario. Incluso entonces, aún puede esperar que alguien encuentre fallas en el mensaje y el ataque, porque a muchas personas les encanta discutir, bien o mal.

8. Evitan tomar opiniones y críticas disidentes personalmente.

Es fácil tomar una opinión conflictiva o un ataque personalmente en el calor del momento. A menudo se nos dice lo importante que es defendernos a nosotros mismos y en lo que creemos. Pero, También es importante tener en cuenta cuándo la otra persona solo está tratando de atraernos o recurriendo a ataques ad hominem (aquellos contra el carácter o el motivo de una persona en lugar de contra las opiniones se presentan) para socavar lo que tenemos que decir.

La mayor defensa contra tal comportamiento es la calma tranquila. Defenderse no significa necesariamente que tengamos que recurrir a la ira y atacar de nuevo. Mantener la calma frente a las críticas o la adversidad es mucho más fácil cuando evita invertir sus propias emociones en un conflicto.

Una persona con una alta inteligencia social comprenderá y reconocerá cuando esté equivocado. Saben que no vale la pena perder un tiempo valioso discutiendo sobre nada o esquivando la responsabilidad de ser incorrecto. Todos están equivocados de vez en cuando. A veces tomamos malas decisiones, elegimos las palabras incorrectas o simplemente no somos conscientes de todos los hechos.

Además, la persona podrá aceptar con gracia una disculpa cuando sea justo y correcto hacerlo. No todas las disculpas son iguales. A veces las personas usan una disculpa como una forma de tratar de escapar de la responsabilidad por una mala acción o elección que hicieron voluntariamente.

La opción de aceptar una disculpa a menudo se reduce a la intención detrás de una acción hiriente. ¿Fue un error? ¿Un accidente? ¿O fue un acto de malicia intencional? Incluso si se perdona, la malicia no debe olvidarse. Aceptar una disculpa no significa que deba dejarse abierto a sufrir daños nuevamente.

Deja un comentario