Cómo dejar de ser pasivo-agresivo: ¡6 consejos sin sentido!

cómo dejar de ser pasivo-agresivo - mujer joven con los brazos cruzados

El comportamiento agresivo pasivo puede socavar sus relaciones y causar tantos problemas prevenibles.

Mucha gente realmente no quiere ser pasivo-agresiva. Es posible que no se sientan cómodos con el conflicto, sientan que no serán escuchados o que no han tenido muchas relaciones respetuosas.

Una persona puede usar la agresión pasiva para defenderse porque no pudo hacerlo en una relación pasada. Por ejemplo, una persona que sobrevivió a un abuso infantil o doméstico puede no sentirse cómoda al tomar una posición firme. Una posición fuerte contra un abusador puede provocar dolor, lesiones o castigos horribles. Entonces, la persona que ha vivido en ese tipo de entorno durante años puede desarrollar el hábito de la agresión pasiva como un sutil “ f *** usted ” para esa persona.

El problema es que los hábitos y comportamientos negativos como ese no tienen cabida en relaciones saludables y respetuosas. La agresión pasiva puede causar desconfianza y conflictos innecesarios. Y aunque puede haberle servido en el pasado por cualquier razón, no es algo que pueda llevar al futuro si desea tener relaciones saludables.

¿Qué es la agresión pasiva?

Necesitamos definir la agresión pasiva para que pueda comprender claramente qué es y cómo identificarla.

Para pedir prestado a la Clínica Mayo, la agresión pasiva es un patrón de expresar indirectamente sentimientos negativos en lugar de abordarlos abiertamente. La persona que participa en un comportamiento pasivo-agresivo generalmente dirá una cosa y hará otra.

El tipo de comportamientos de una persona pasivo-agresiva incluye:

1. El tratamiento silencioso.

El tratamiento silencioso es una herramienta utilizada para castigar a la persona infractora. Por lo general, la persona que da el tratamiento silencioso tiene dificultades para controlar su ira o expresar sus expectativas. También pueden sentirse incómodos con el conflicto e intentar comunicarlo indirectamente.

2. Actividades de minería y sabotaje.

Esta persona puede tratar de socavar los esfuerzos de la persona con la que está enojada. En lugar de tratar de hablarlo directamente, intentarán configurar a esa persona para que falle o la incomode. El objetivo es ver fallar a la persona infractora para que la persona pasivo-agresiva pueda deleitarse con su desgracia.

3. Lenguaje corporal negativo.

Dado que las personas pasivo-agresivas no se sienten cómodas expresándose verbalmente, pueden usar el lenguaje corporal para expresar su descontento. Suspiros largos, resoplidos y pucheros sobre una cosa son ejemplos. “ Estoy bien, ” brazos cruzados, y rechazar el contacto visual también entraría en esta categoría.

4. Dilación.

A veces, la persona pasivo-agresiva puede posponer hacer algo que acordó con el fin de molestar a la persona con la que está enojada. En lugar de comunicarse directamente, esperan que la otra persona capte las malas vibraciones y se sienta castigada.

Te puede interesar:  Cómo ser una mejor pareja en una relación: 15 consejos

5. Lenguaje negativo intencional.

La persona pasivo-agresiva puede ser extremadamente cínica o dar cumplidos. También pueden usar no disculpas como “ Lamento que te sientas así. ”

¿Por qué alguien puede ser pasivo-agresivo?

1. La persona no puede expresar sus sentimientos de manera saludable.

Algunas personas tienen dificultades para expresar sus sentimientos. Es posible que no hayan crecido en un entorno de apoyo, hayan descartado sus sentimientos o hayan sentido que necesitan mantener una imagen en particular.

La masculinidad tóxica es un ejemplo de esto. Se espera que muchos niños y hombres simplemente se traguen sus sentimientos y sigan adelante, lo que, aunque a veces es necesario, no es un enfoque saludable. Del mismo modo, muchas niñas y mujeres sienten que no son escuchadas o tomadas en serio cuando expresan quejas.

Cualquiera de estas experiencias puede hacer que una persona participe en comportamientos pasivo-agresivos porque sabe que sus necesidades emocionales no se satisfarán.

2. La persona es insegura sobre sí misma o la relación.

La inseguridad causa una gran cantidad de problemas en las relaciones. La persona insegura puede no sentir que puede expresar honestamente sus sentimientos porque la otra persona los dejará.

Pero, en una relación saludable, ocurren desacuerdos y conflictos. No necesariamente tiene que ser una pelea. Algunas personas pueden estar en desacuerdo amigable y razonablemente entre sí. De hecho, esa es una forma saludable de resolver conflictos. Ambas partes deben sentirse cómodas hablando sobre los problemas que tienen para poder llegar a un compromiso.

3. La persona puede sentirse incómoda con el conflicto o la asertividad.

Algunas personas simplemente no se sienten cómodas con el conflicto. Sienten que cualquier tipo de conflicto interrumpe su tranquilidad, o pueden sentir que la situación se intensificará. Además, pueden tener ansiedad social u otros problemas que interactúan con personas que les impiden actuar directamente.

Esa persona puede no significar ser pasivo-agresiva, pero lo es porque no puede abordar el problema directamente.

4. La persona se crió en un ambiente que carece de apoyo emocional.

Muchos malos hábitos que llevamos a la edad adulta comienzan en la infancia. Un niño que no tiene el apoyo emocional adecuado o que se descuidan sus necesidades emocionales puede usar la agresión pasiva para comunicar su descontento.

También puede ser un mecanismo de afrontamiento para tratar la negligencia o el abuso. El niño puede aprender a mentir por su propia supervivencia. Luego llevan ese comportamiento a la edad adulta, donde socava y destruye sus relaciones.

¿Cómo dejo de ser pasivo-agresivo?

Los siguientes consejos deberían ayudarlo a cambiar este comportamiento. Primero, tenga en cuenta que los hábitos son difíciles de cambiar. No va a suceder de la noche a la mañana. Pero puede hacer grandes avances para mejorar su paz y sus relaciones comprometiéndose a hacer un cambio.

Así que no te rindas si lleva un tiempo hacer clic. Y no piense que no lo está haciendo bien si su pensamiento inicial aún es hacer algo incorrecto.

El comportamiento repetido puede causar que los comportamientos poco saludables se arraiguen. Por ejemplo, inicialmente puede pensar en un pensamiento malo o incorrecto, pero puede elegir hacer algo diferente si hace una pausa y piensa en ello.

1. Hable con un terapeuta.

Muchos de los pasos que siguen a este serán más fáciles de seguir con la ayuda y el asesoramiento de un profesional de salud mental capacitado.

Un terapeuta sabe qué preguntar, qué partes de lo que dices son importantes y qué consejo te ayudará más en tu búsqueda para dejar de ser pasivo-agresivo.

Te puede interesar:  Cómo ser un mejor amante: 14 consejos

Si bien es posible trabajar en este tema usted mismo, si le está afectando a usted, a sus relaciones y a su vida lo suficiente como para que se encuentre leyendo este artículo, la terapia es sin duda una opción que debe considerar seriamente.

Recomendamos que consulte la terapia en línea que se ofrece en el sitio web BetterHelp.com. Puede hablar con alguien de donde sea que se encuentre en el mundo y obtener la ayuda que necesita de una manera fácil y conveniente.

Haga clic aquí para obtener más información o para organizar su primera sesión.

2. Busque la causa raíz de su agresión pasiva.

No puede solucionar un problema sin identificar primero cuál es el problema. Para hacer eso, debe llegar a la causa raíz del problema.

Por ejemplo, ¿qué tipo de situaciones en su vida pueden haber causado que no sienta que puede ser honesto con sus sentimientos? Un par de buenos lugares para buscar están en su infancia o relaciones abusivas.

Ahora, es importante tener en cuenta que una infancia emocionalmente ausente no significa necesariamente un ambiente abusivo. Tal vez tu padre fue un gran padre que hizo todo lo posible para proporcionarte comida y mantener un techo sobre tu cabeza, pero absolutamente apestoso con apoyo emocional y desarrollo. Eso no los convierte en una mala persona. Las personas tienen fallas y tienen sus propios problemas que no siempre se abordan. Aún así, ese tipo de entorno puede afectar la forma en que actúas en tus propias relaciones.

Las relaciones de abuso pueden hacer cosas similares porque al abusador generalmente no le importan tus sentimientos a menos que puedan ser utilizados en tu contra de alguna manera. Esto te enseña a no ser abierto y honesto sobre tus sentimientos.

3. Desarrolle su autoconciencia.

Deberá identificarse cuando sea probable que participe en un comportamiento pasivo-agresivo. Por lo general, eso sería cuando estás enojado con alguien. Entonces, cuando estás enojado, puedes detenerte y considerar qué tipo de acciones tomarás hacia la persona.

¿Estás siendo directo con tu disgusto? ¿Has dicho específicamente, “ Estoy enojado contigo porque …? ”

No puede esperar que la otra persona lea su mente, sepa qué está mal y sepa cómo solucionarlo. La persona con la que está enojado en una relación saludable querrá resolver el problema. Tal vez te hicieron mal, o tal vez están participando en su propio comportamiento poco saludable debido a su agravio.

De cualquier manera, la autoconciencia lo ayudará a interrumpir las elecciones poco saludables que de otro modo podrían socavar su relación.

4. Examina tus emociones y acciones.

La publicación es una poderosa herramienta terapéutica cuando se usa correctamente. Para aprovechar al máximo el diario, debe poder expresar libremente sus emociones y experiencias que afectan la forma en que conduce su vida. Se necesita mucho coraje y vulnerabilidad para abrirse de esa manera, incluso en una página escrita.

Hay un par de cosas en las que puede concentrarse cuando realiza un diario.

Las primeras son situaciones en las que te sentiste menospreciado al elegir no abordar directamente el problema. Explore el período previo, lo que realmente sucedió, por qué no quería ser directo y lo que podría haber hecho de manera diferente. Eso lo ayudará a ver patrones pasados para encontrar nuevas estrategias para enfrentar el conflicto y cambiar esos patrones.

Te puede interesar:  5 formas efectivas de tratar con personas celosas

Lo segundo que puede explorar es su relación actual. ¿Estás actuando de manera pasivo-agresiva ahora? ¿Qué te está haciendo actuar de esa manera? ¿Hay alguna razón por la que no pueda comunicarse abiertamente con una persona específica en su vida? Porque si ese es el caso, entonces puede no ser una relación saludable para empezar.

5. Aprenda formas más saludables de lidiar con su ira.

Mucha agresión pasiva proviene de una capacidad poco saludable para lidiar con la ira. La ira debe expresarse de manera saludable, o puede hervir en conflicto o agresión pasiva. Y, por supuesto, hay varias formas diferentes de lidiar con la ira.

Una vez que saca esa energía enojada de su sistema, puede abordar su problema con la otra persona y, con suerte, llegar a una solución razonable.

La idea no es simplemente dejar ir la mala situación o evitarla. En cambio, desea quemar ese exceso de energía enojada antes de sumergirse en una discusión con la persona. Algunas formas de quemar esa energía enojada incluyen:

Revista. Saca tu ira con un bolígrafo en la página escrita. Muchas personas descubren que sus emociones se atenúan una vez que han escrito sus sentimientos.

Ejercicio. Una carrera rápida, yoga o levantamiento de pesas puede ser una forma fantástica de eliminar esa energía.

Meditación. La meditación es la práctica de dejar que tus emociones vayan y vengan. Los aceptas, los sientes y dejas que se resuelvan en tu mente antes de dejarlos ir. En cambio, muchas personas se aferran a sus emociones y las guisan.

6. Practique la asertividad a través de la comunicación directa.

A veces nos envuelven en la gravedad de nuestras propias emociones. Nos sentimos heridos, enojados o tristes, y se vuelve demasiado para tratar. Entonces, en lugar de encontrar una manera de expresar esas emociones, puede encontrarse cerrándose y volviéndose hacia adentro. Es entonces cuando corre el mayor riesgo de volver a caer en los patrones negativos de agresión pasiva.

En cambio, tómese un tiempo para pensar en lo que siente, por qué lo siente y luego traiga esos sentimientos a la persona con la que tiene un problema. Cuanto más lo practiques, más cómodo te sentirás con él.

Por ejemplo, en una relación saludable, a veces se intercambian palabras acaloradas. En una relación poco saludable, las palabras acaloradas pueden conducir a la violencia u otros resultados severos. Entonces, si tienes ese miedo a la violencia en el fondo de tu mente, puede tratar de evitar que entres en un discurso saludable incluso después de dejar esa relación poco saludable.

Esa es una costumbre que deberá romper. Nadie que se preocupe por ti querrá que te sientas inseguro.

7. Pídale a alguien en quien confíe que ayude a señalar el comportamiento.

Puede tomar algún tiempo tomar conciencia de sus hábitos y comportamiento. Si tiene a alguien en quien puede confiar con la responsabilidad en su vida, pídale que lo ayude a señalar cuándo está actuando de manera pasivo-agresiva. Es muy probable que las personas con las que estás cerca hayan visto tu comportamiento pasivo-agresivo y sepan cuándo no estás actuando de manera saludable.

Esa persona puede decir: “ Oye, ¿estás bien? Estás actuando como un idiota en este momento. ” Cuando eso sucede, debe hacer una pausa, pensar en lo que está sucediendo, pensar en lo que está haciendo y luego elegir hacer algo mejor. Finalmente, es posible que necesite encontrar las palabras correctas y discutirlas con la persona con la que está enojado.

*

El comportamiento agresivo-pasivo a menudo tiene sus raíces en algunos de los aspectos más feos de las relaciones. La buena noticia es que no es necesario estar sujeto a esos comportamientos para siempre. En cambio, puede cambiar, desarrollar formas más saludables de comunicarse y fomentar relaciones más saludables.

La gran parte es que tienes suficiente autoconciencia para darte cuenta de que la agresión pasiva no funciona para ti. Así que has dado el primer gran paso en el camino hacia la recuperación y un mejor tú.

Deja un comentario